Tratamientos

Tratamientos usados comúnmente para el Síndrome de Ovarios Poliquísticos

No existe una cura para el Síndrome de Ovarios Poliquísticos, los tratamientos son dirigidos hacia los síntomas mas comúnes: obesidad, hirsutismo, irregularidades menstruales e infertilidad.

El objetivo del tratamiento debe considerar que la paciente mediante los cambios de hábito y un mínimo de medicamentos logre manejar su condición de manera tal de tener una vida normal. La meta de la terapia debería ser revertir o reducir la severidad de los síntomas clínicos, mejorar las alteraciones metabólicas y lograr que la mujer ovule.

El orden adecuado en que debe efectuarse el tratamiento es: Regular las alteraciones metabólicas (RI), luego las alteraciones menstruales y finalmente la hiperandrogenia. Se realiza en este orden porque en la mayoria de los casos al regular la RI se regula lo demás.

Tanto el SOP, como la RI son de origen genético. Para que se produzca el SOP se debe ser portador de ese gen y para que haya RI se debe ser además portador del gen de la RI. No se produce porque si. Es una enfermedad de base genetica y por lo tanto familiar y heredada.

El perder peso es un tratamiento efectivo para el SOP, pero puede ser difícil. La producción aumentada de insulina y consecuentemente de andrógenos contribuye a dificultar el bajar de peso. Un plan para bajar de peso a largo plazo, combinado con orientación adecuada y ejercicio, es muy efectivo para minimizar los efectos de SOP.

En mujeres obesas la perdida del 5% o más del peso corporal total es capaz de revertir severamente los síntomas. Esto sería resultado de la disminución de las concentraciones de insulina y de la resistencia a la misma. El ejercicio moderado favorece una mejor utilización de la insulina, y por lo tanto, contribuye a mejorar la sintomatología.

Actualmente se utilizan medicamentos destinados a la diabetes para tratar la Resistencia a la Insulina del SOP, uno de estos es la Metformina. Bajar los niveles de insulina restablece las menstruaciones y disminuye la producción de testosterona, por lo que disminuyen los síntomas asociados al exceso de hormonas masculinas: el crecimiento del pelo, el acné, la obesidad y el riesgo cardiovascular.

Los tratamientos hormonales pueden aliviar el crecimiento excesivo del pelo, así como a restaurar la menstruación normal y la ovulación. Los Anticonceptivos Orales han sido usados para tratar estos síntomas, pero provocar reglas artificiales mientras se sustituye las funciones hormonales del ovario por el consumo de las hormonas en las pastillas anticonceptivas no cura la causa hormonal responsable de los atrasos menstruales.
Tomar anticonceptivos producirá ciclos artificiales que, en vez de curar, más bien ocultará el problema de fondo, el cual persistirá hasta que se trate su verdadero origen.

Además, las pastillas anticonceptivas, en las mujeres con problemas de Insulina (RI), facilitan el aumento de peso, empeorando aún más la Insulina y sus consecuencias hormonales: ansiedad, caída del cabello, acné, retención de líquidos. Por ello no se debe usar cualquier anticonceptivo en las mujeres con RI porque pueden agravarla. Esta comprobado que el acetato de ciproterona es perjudicial en los casos de RI ya que agrava el cuadro facilitando el aumento de peso.

Otros tratamientos utilizados dependiendo de si la mujer desea concebir o no:

En caso de no desear el embarazo los principales tratamientos son:
Hirsutismo
-Espironolactona
-Acetato de ciproterona
-Flutamida
-Finasteride

Sólo después de 3 meses podrán verse los resultados antiandrógenicos porque el ciclo del vello dura 90 días.

Los corticoides están contraindicados porque agravan la RI, al igual que el Acetato de ciproterona.

La práctica de medidas cosméticas en el control del hirsutismo puede ser en ocasiones la única medida (hirsutismo poco severo o hirsutismo con alteraciones metabólicas importantes). También las medidas cosméticas pueden necesarias como coadyuvantes del tratamiento durante los 3 primeros meses.

Alteraciones Metabólicas
La mejoría de la resistencia insulínica con medidas dietéticas y fármacos como la Metformina y la troglitozona ha demostrado conseguir ciclos ovulatorios con buenas tasas de fertilidad y mejoría de los niveles de andrógenos.

Alteraciones del ciclo menstrual
-Estroprogestágenos
-Progestágenos solos.
Es necesario saber que regularizar los ciclos en base a la administración de hormonas (en forma de Anticoncepticos Orales u otros) no necesariamente mejora el SOP, sino que más bien lo enmascara.

Infertilidad
Como las mujeres con SOP no ovulan regularmente, cuando se desea la fertilidad, el objetivo primario es la inducción de la ovulación.
Este tipo de tratamiento puede restaurar la fertilidad de mujeres infértiles anovulatorias. El éxito del tratamiento esta influenciado por la selección de las pacientes, el tipo de anovulación tratada y la presencia o no de otros factores agregados. También afectan al pronóstico la edad de la mujer y la historia de fracasos previos ante estos métodos.
En esta patología la Inducción de la ovulación se logra a partir de la reducción de las consecuencias adversas de la retroalimentación de los estrógenos sobre la secreción hipofisaria de gonadotrofinas (por medio de la estimulación ovárica con FSH).

La inducción al a ovulación en mujeres con SOP/RI se usa sólo excepcionalmente en las pacientes que no han obtenido resultados con la metformina.

El inductor de la ovulación más utilizado es el Citrato de Clomifeno. Las mujeres con SOP que no logran el embarazo con clomifeno pueden recibir inyecciones de gonadotrofinas solas o en combinación con hiperagonistas LHRH.

Las mujeres que no se embarazan con drogas únicamente pueden combinarlas con inseminaciones intrauterinas con la muestra de esperma de su pareja y algunas tienen que recurrir a la fertilización in vitro.

Ver Complicaciones de la Inducción a la ovulación

Una nueva técnica que de maduración de óvulos que omite el uso de fármacos para estimular el ovario y no produce efectos secundarios es la de Maduración de Ovulos in Vitro (IVM)

Antiguamente en algunos casos se efectuaba una resección en cuña de los ovarios, de esta forma se podían restablecer las menstruaciones y lograr una tasa aceptable de embarazos. Los resultados no son siempre permanentes, y acarrea el riesgo de generar adherencias que comprometen la fertilidad futura. Actualmente este sistema está siendo substituido por laLaparoscopía, que obtiene los mismos resultados evitando lesiones y adherencias.
La laparoscopia consiste en la introducción de un instrumento óptico en el abdomen que permite ver directamente los órganos pélvicos. Al principio sólo se usaba para diagnóstico pero actualmente también se utiliza para realizar cirugía. Normalmente se hace bajo anestesia general. Se realiza una pequeña incisión debajo del ombligo por la que se insufla dióxido de carbono para distender la cavidad abdominal y que el laparoscopio puede ser introducido con seguridad. El laparoscopio se conecta a una fuente de luz para examinar la cavidad pélvica. Se hace una segunda incisión debajo de la línea de vello púbico insertando pinzas o fórceps especiales. Estas dos incisiones no dejan huellas una vez curadas.

Ver Tratamientos Quirurgicos de inducción a la Ovulación

image_pdfimage_print